Sábado, noviembre 18, 2017

Ya se perfilan algunos discursos del poder de cara al 2018, en un plan para evitar cualquier cambio. Demostrar que todos los políticos son iguales es hoy parte del arsenal discursivo para evitar cualquier transformación, además tiene potencial de expandirse, ante un hartazgo más que justificado, en la sociedad. “Todos son iguales” es una idea que llama a la inmovilidad y a la resignación, funciona por lo tanto como una estrategia de dominación.

Como todas las ideas presentes en la sociedad el “todos son iguales” hay que analizarla, más porque se quiere presentar como una verdad irrefutable. Es importante observar que grupos impulsan la idea del “todos son iguales” y que función tiene esta idea en la coyuntura política rumbo al 2018. El “todos son iguales” es una idea fuerza producto de intelectuales y comentaristas orgánicos al neoliberalismo, de sectores escépticos de la política y conservadores. Su función se centra en impulsar las llamadas candidaturas independientes como reacción al hartazgo social hacia la clase política. Ante el fracaso de la idea de los “independientes” el “todos son iguales” se ha dirigido hacia la figura de Andrés Manuel López Obrador y el partido MORENA.

¿En verdad todos los políticos son iguales? ¿Iguales en qué? Es algo por aclarar, se pueden marcar ejes de comparación entre políticos para saber si son iguales, alguno de estos ejes son: proyecto, actuar público, experiencia de gobierno e ideología. Lo cierto es que muchos políticos se parecen, la podredumbre del actuar político se ha expandido a muchos actores, los proyectos e ideologías en muchos casos se compartes, pero no en todos. El pensamiento único neoliberal no es tal, la historia no ha terminado, existen ideologías opuestas, proyectos enfrentados y liderazgos distintos.

A continuación presento algunos hechos que sugieren que AMLO y MORENA no son iguales que los demás políticos y partidos, las diferencias son programáticas, ideológicas y de actuar. Veamos:

1.- Desde 1988 AMLO nunca reconoció a Salinas cómo presidente legítimo, mientras el PAN pactaba vía Fernández de Cevallos con Salinas espacios y gubernaturas.

2.- AMLO como dirigente del PRD en Tabasco se enfrentó a fraudes electorales con movilizaciones pacíficas sufriendo represión.

3.- AMLO encabezó con otros la lucha contra el FOBAPROA al que llamó “el atraco del siglo”, rescate bancario avalado por el PRI, el PAN y la clase dominante.

4.- AMLO fue desaforado por, sí otra vez, por el PRI-PAN, a partir de una operación política de los más altos vuelos.

5.- AMLO no reconoció y se movilizó contra el fraude 2006 con el que Calderón llegó a la presidencia, con el apoyo del gobierno de Fox, gobernadores, oligarquía, sindicatos charros y, otra vez, las fuerzas políticas aglutinadas en torno al PRI y el PAN.

6.- AMLO ha sido férreo opositor de todas las llamadas “reformas estructurales”, desde las de Salinas hasta las de Peña Nieto. Una oposición activa, movilizada. Dichas reformas fueron avaladas por el PRI y el PAN, y a partir del Pacto Por México por el PRD. Sus proyectos de gobierno del 2006 y 2012 expresamente se presentan como alternativa al neoliberalismo realmente existente en México.

7.- AMLO fue el único candidato que no reconoció como legitima la elección del 2012 en las que Peña “ganó” vía la compra de millones de votos. Mientras AMLO denunciaba el cochinero de la elección, los demás partidos tenían reuniones al más alto nivel para conformar el “Pacto por México”.

8.- AMLO ha planteado la necesidad de modificar la estrategia contra el crimen organizado, sosteniendo que esta no se puede centrar sólo en el uso de la fuerza.

9.- El más reciente gasolinazo y la liberalización del precio de las gasolinas fue avalado por todas las fuerzas menos la bancada de MORENA.

10.- MORENA dona el 50% de sus prerrogativas, así como el 50% de salarios de diputados y senadores de su bancada. Estas donaciones son para un proyecto de construcción de universidades para jóvenes expulsados de su derecho a la educación universitaria.

11.- Como gobernante estableció programas sociales como derechos consagrado en las leyes. Impulsó la educación de los jóvenes de la Ciudad de México, con 16 preparatorias y una nueva universidad pública. Se puso en marcha un programa de austeridad en un país donde el derroche es el sello de la burocracia.

12.- Rumbo al 2018 está el planteamiento de que las “reformas estructurales”, esas aplaudidas por medios, clase dominante y los demás partidos, serán revisadas y posiblemente canceladas vía la participación de la gente.

13.- Su honestidad se muestra en su vida, AMLO tal vez sea el único gobernante que después de su mandato, en su caso al frente del gobierno del Distrito Federal, siguió viviendo en un departamento de clase media. Sin casas en el extranjero, sin cuentas en el exterior, sin gran arte.

Trece hechos que sugieren que no todos son iguales, que hay propuestas enfrentadas, actuaciones consecuentes, ideologías y proyectos distintos. Desde el poder se promueve un “todos son iguales” cuya meta parece ser la resignación, el pesimismo que inmoviliza, cerrar alternativas. Hay que combatir este discurso por falso y tramposo.

Esto no implica, no reconocer contradicciones y límites de la propuesta de AMLO y MORENA, pero no desde la simpleza de un enunciado burdo ligado al mantenimiento de la actual clase gobernante y en defensa de la decadencia actual como es el “todos son iguales”.

Related Posts

En defensa de la militancia política
Meade el elegido
Ernesto “Che” Guevara y el hombre nuevo

Deja un comentario