Sábado, diciembre 16, 2017

Ponche navideño: bebida frutal, ideal para la temporada de invierno

¿Quién podría imaginar la época navideña sin el típico ponche? Sin duda las fiestas decembrinas no serían lo mismo sin su presencia en estas fechas.

Esta bebida ha sido reconocida desde hace ya muchísimos años e inclusive se ha pensado que es originaria de México; no obstante esta mezcla de frutas y sabor no proviene de México propiamente, ni es exclusiva de nuestro país, ya que se consume en diferentes partes del mundo, aunque con algunas variantes en cuantos a los ingredientes utilizados.

El nombre se origina de la palabra “pãc la cual proviene de la India, y significa cinco, como una remembranza del número original de ingredientes principales de la bebida: agua, azúcar, limón, té y alcohol, en este caso “arrak”, un aguardiente de vino de palma.

Cuando los navegantes ingleses arribaron a la India y llevaron la bebida hasta Europa, la palabra se modificó a “punch”. A partir de entonces la bebida se popularizó por todo el continente y posteriormente a las colonias americanas como lo era México.

Es así que el ponche al ser una bebida que se consume no solo en México, presenta variantes en cuanto a su sabor de acuerdo a la región en la que nos encontremos. El estilo y la receta en cada lugar pueden ser diferentes pero el común denominador es que no distingue entre edades o estatus social, es deliciosa tanto para niños como adultos.

La época propicia para disfrutar de su sabor son las fiestas de Fin de Año. Al menos en México es común encontrar el típico ponche en bazares, tianguis e inclusive restaurantes; por lo regular se sirve en jarritos de barro o tarros pequeños. Además, es ideal para acompañarse de los típicos tamales que también están presentes en diferentes lugares del país.

Principalmente es una bebida que se sirve caliente, pero algunos la consumen fría. De manera opcional se le pueda agregar alcohol, “piquete”, de acuerdo al gusto de la gente, y puede ser whisky, vino tinto o champagne de entre lo más común y que va más ad hoc.

En otros países los ponches se preparan de manera muy diferente a como nosotros acostumbramos en México. Por ejemplo, éstos incorporan leche, huevo o simplemente se preparan con vino.

En algunos países europeos como República Checa, Hungría, Suiza, Alemania, Poloni, Letonia, Dinamarca o Austria, se acostumbra el Glühwein, una bebida a base de vino caliente con especias que es consumida en los meses de noviembre y diciembre.

De igual forma existe el Glögg, una variante de los países escandinavos que puede emplear Korn o vodka en vez de vino tino, y que es especiada con canela, cardomo, jengibre, almendras o pasas.

Hoy día existen más de 100 recetas distintas al rededor del mundo que pueden o no incluir alcohol, en versión caliente y fría, y que emplean frutos típicos de cada región.

En nuestro país, a pesar de que existen ingredientes que puedan variar, lo más común es que contenga: caña de azúcar, ciruela pasa, manzana, jamaica, tamarindo, canela, piloncillo, tejocote y guayaba. Las cantidades pueden variar, pero por lo regular los ingredientes se mantienen durante su preparación.

Cabe apuntar que esta bebida deliciosa también es nutritiva ya que la mayoría de sus ingredientes contienen vitamina A y C, que ayudan a prevenir enfermedades de las vías respiratorias en esta época invernal.

A continuación te presentamos una receta para realizar el ponche navideño, recordando que puede haber variaciones de acuerdo al gusto de cada persona:

Ingredientes

2 Lts. de agua

½ kg de tejocote partidos en mitades

½ kg de guayaba partida en cuartos

250 gr. de ciruela pasa

5 manzanas amarillas partidas en octavos

1 ½ Kg de caña partida en bastoncitos

250 gr. de tamarindo pelado

3 rajas de canela

Azúcar al gusto

1 cono de piloncillo

100 gr. de flor de Jamaica

2 clavos de olor

 

Preparación
Colocas el agua en un jarrón de barro o una cacerola grande con la canela y la mitad del piloncillo. La fruta bien cortada se incorporará por etapas. Las más duras se vacía al primer hervor (caña y tejocote), aproximadamente 15 minutos después se añaden las manzanas y unos minutos después, la ciruela pasa, el tamarindo y la jamaica.

Al momento de colocar el resto del piloncillo deberás bajar el fuego para que se concentre el sabor. Por último, vierte la guayaba y las pasitas (las más blandas) dejándolo reposar por unos 15 minutos más hasta que hierva completamente.

Recuerda mantener la llama a fuego medio y dejar que el agua se consuma un poco, sin que la guayaba y las manzanas se desbaraten. Sírvelo bien caliente.

 

 

Deja un comentario