Jueves, mayo 24, 2018

México el país de las maravillas

 

Los mexicanos nos encontramos de frente ante un momento histórico en materia electoral, no obstante, la ciudadanía es testigo de las operaciones que conlleva el proceso; como las mentadas de madre entre aspirantes, sombreros ajenos, engaños, acarreos, etc. Cada tiempo de elecciones es lo mismo, pues pareciera que todas las conciencias olvidan el presente y con la ayuda de Marty McFly se transportan al futuro donde se promete lo que no se cumplió y lo que no se cumplirá, es decir, pleonasmos de campaña.

Lo que preocupa y nos ocupa a los jóvenes es la cosmovisión de los mayores, no es por menospreciar, pero, estoy convencido de que gran parte de la juventud mexicana ahora vive informada; condición que la hace estar preparada para actuar dentro de los mares sociales. Este sector no busca escuchar comentarios vómito, buscamos aquel ejercicio que nos permita actuar; participar con la ciudadanía, tal vez nos equivocaríamos creyendo que participando en un partido político sería la solución; o, tal vez la juventud sería una solución para el retorno de un partido en pedazos. ¡Esta última está de lujo, lamentablemente mantiene el parásito ideológico!

He consultado las campañas electorales desde Gustavo Díaz Ordaz hasta la actualidad llegando a la conclusión de que en nuestro país cada 6 años caemos en un agujero de gusano que nos traslada a un país fantástico donde habitan criaturas con la capacidad de transformar la materia putrefacta en un estado saludable. Esto me recuerda a Alicia en el país de maravillas, una novela fantástica escrita en el año de 1865 por el británico Charles Lutwidge. Tengo la impresión de que con el paso de los años México adoptó la dinámica de Alicia; una niña animada por un Conejo blanco (órgano electoral); una Oruga azul (el parásito de la sociedad); la Reina de corazones (partidos políticos); y, un Sombrerero loco (pseudo candidatos); todos ellos reformulando una estructura interestelar, es decir, la repetición de un proceso depreciado donde volvemos a celebrar con aplausos las mismas propuestas y los mismos compromisos sociales, significando que en realidad ha existido una articulación evaporada.

Antes y durante el dos mil doce los jóvenes reflejaban un desinterés en materia política, hoy en día somos un número importante que dará a conocer su tonificación en términos electorales que seguramente vendrá a reeducar a mujeres y hombres mayores, predicando con la actuación cívica es como se debe hacer ciudadanía.

Es necesario puntualizar que el voto joven definirá las elecciones del 2018.

Related Posts

Del crimen local al terrorismo internacional Parte 2
Del crimen local al terrorismo internacional
Seguridad vial: salud pública

2 Responses

  1. Gabriel Glez

    Asi sera los jovenes seremos quienes tomen la decision de quien sera nuestro proximo presidente. Ojala sepamos elegir.

    Muy bueno tu articulo, Eric.

Deja un comentario