Viernes, septiembre 22, 2017

Los periodistas somos órganos vitales para la sociedad: Témoris Grecko

La muerte de Javier Valdez, periodista, escritor y uno de los fundadores del semanario Ríodoce, es un atentado contra los derechos humanos, contra la libertad de expresión, pero también contra la sociedad y su derecho a estar informada. Ayer, frente a la entrada de la Secretaría de Gobernación, el cielo anunciaba lo cerca que estaban la noche por cubrir la Ciudad de México, y un bien nutrido grupo de personas y periodistas —más los segundos que los primeros— se apostaron en ese lugar, encabronados. ¿Cómo no estarlo? Este 2017 seis periodistas han sido asesinados —sobra decir que ningún caso ha sido resuelto hasta el momento— y que el país, de acuerdo con Reporteros sin Fronteras, es el tercero más peligroso para ejercer la profesión. Quienes tomaron el micrófono lanzaron furiosas críticas contra el gobierno para exigir que ya no haya impunidad; que la muerte de Javier Valdez, asesinado hace unos días a unos pasos de Ríodoce, no sea en vano; pero además de eso, era para mostrarle al gobierno que nuestras voces se van a seguir escuchando, más fuertes y más lejos, más unidas, pero sobre todo para que la sociedad sepa que le somos necesarios y que debe acompañarnos en esta batalla contra la impunidad.

Hay una frase de Valdez que tras su muerte se convirtió en un estandarte para un país donde ejercer el periodismo es sumamente peligroso: “El buen periodismo, valiente, digno, responsable, honesto, no tiene sociedad alrededor; está solo, y eso habla también de nuestra fragilidad, porque significa que si van contra nosotros o esos periodistas y les hacen daño, no va a pasar nada”. Y es que en México se matan periodistas, pero también mujeres, hermanas, madres, padres, hermanos, esposos, novios, porque no hay castigo pronto. Parece que no pasa nada, que nos hemos acostumbrado a que los muertos aquí son una cifra que todos los días, sin falta, aumenta, y las manifestaciones exigiendo justicia son ya algo común y estorbosas.

Al respecto, Témoris Grecko, periodista independiente, nos dice que en primera instancia, el golpe de la muerte de Valdez es contra su persona y contra Ríodoce, contra los medios de comunicación, los periodistas de Sinaloa, pero también como un ataque contra El Noroeste: “que a pesar de que es un medio competidor de Ríodoce también es un medios que ha estado dando información, cuyo director, Adrián López, ya fue sujeto de un atentado, ya fue balaceado, sobrevivió a ello. Pero también es parte de un mensaje general a los periodistas del país, nos quieren callar a todos; hay una escalada de ataques contra periodistas; estamos entrando en una coyuntura muy difícil para el país, la coyuntura electoral y esta es una en la que suelen salir muchos trapos sucios y si hay periodistas dispuestos a investigar y a hablar, estos trapos sucios serán conocidos por la sociedad. Entonces, mejor si tienes a un gremio periodístico dominado, aplastado, que no le quiera entrar al asunto”.

Fotografías de Monserrat Méndez

Témoris Grecko. Fotografías de Monserrat Méndez.

¿Cuáles son las medidas que se deben tomar como periodista en México además de no callarse?

TG: Lo primero es no trabajar a nivel individual, ya no vivimos en unas condiciones en las que la gente pueda irse por ahí sin que nadie lo sepa porque van a hacer el gran descubrimiento y prefiere guardar su información, porque te pones en grave riesgo. Los periodistas tenemos que trabajar en colectivo, apoyándonos en otros, que la gente sepa lo que estamos haciendo, cómo apoyarnos, que nos acompañen, porque si no estás asumiendo demasiado riesgo.

Para ello, el periodista ejemplificó el caso de los siete colegas retenidos y asaltados en Guerrero, pese a ser un grupo fueron agredidos y despojados de su material de trabajo. Ahora, si lo imaginamos a nivel individual el riesgo es mortal.

Para ello Témoris nos dice que debemos ser más unidos: “tenemos que organizarnos, tenemos que trabajar con los demás, no solamente a nivel periodístico sino gremial en cuanto a crear y fortalecer estructuras que nos permitan defendernos y que nos permitan ejercer presión frente a las autoridades para que logremos que nos hagan caso, algo que no han querido hacer hasta ahora.

 

Es evidente la crisis en México para los periodistas, ¿hay algo que se pueda hacer para revertir este proceso?

TG: Si pensamos que no, entonces mejor huyamos al Polo Norte antes de que se acaben los témpanos; tenemos que confiar en que podemos rescatar este país. Yo creo que todavía tenemos muchas oportunidades pero para empezar tenemos que tomar las cosas en nuestras manos; no esperar que alguien más lo haga por nosotros, y hacerlo con otros, organizarse. Somos una sociedad desestructurada porque no tenemos organizaciones, entonces crear esas organizaciones a nivel de barrio, gremial, escolar, lo que tú quieras.

Para Grecko las comisiones son inútiles, presionarlas para que hagan algo al respecto es una pérdida de tiempo, porque si quisieran hacer algo ya lo habrían hecho, pero su funcionalidad en las cámaras es por mayoría. “Nada más sirven para tomar dinero del presupuesto”. Justo su declaración se enmarca en el anuncio que dio esta tarde el presidente Peña Nieto (quien parece acaba de darse cuenta que en el país que gobierna están matando periodistas) de crear más y mejores comisiones que se encarguen de castigar el asesinato de periodistas y defensores de derechos humanos en el país. “Están ahí para simular”, dice el periodista más de 12 horas antes del anuncio presidencial.

 

Valdez decía que los periodistas estamos solos, ¿es verdad?, ¿qué hacer para que la sociedad nos voltee a ver?

TG: Sí, pero a mí me parece que el gremio tampoco ha sabido comunicarse con la sociedad, no hemos sabido explicarle a la sociedad por qué somos importantes, por qué nos necesita, por qué le conviene involucrarse, por qué necesita involucrarse en la protección de los periodistas.

Hay una mala imagen, están los periodistas chayoteros, los periodistas que están ahí solamente para burlarse de la sociedad y de sus necesidades; están los periodistas que solamente están ahí para jugar el juego del espectáculo, para perseguir artistas y meterse en su vida privada, para estar en chismes; todo eso nos da una mala imagen, la sociedad piensa que eso es un periodista, que Loret de Mola, que López Döriga, que De Mauleón, que Aguilar Camín, que Ricardo Alemán, que Ciro Gómez Leyva, que esos son los periodistas.

Mientras nosotros no logremos transmitirle a la sociedad la certeza de que estamos de su lado y que estamos para servirla, la sociedad no nos va a apoyar. Y es complicado explicarle esto porque cuando nosotros nos quejamos de nuestros asesinatos, cuando por ejemplo decimos “nos están matando”, cualquier otro mexicano dice “nos están matando también”. ¿Por qué los periodistas tendrían que ser diferentes de los ciudadanos mexicanos?, no somos diferentes de nadie, pero sí tenemos un papel, somos órganos vitales de esa sociedad, y es una sociedad a la que le están intentando arrancar los ojos y los oídos. Eso es lo que tenemos que transmitir.

Al fondo hombres, mujeres, jóvenes y adultos, hablan de sus proyectos, de cuándo los publicarán, o saldrán al aire, esperamos que así sea. Que no haya más asesinatos de periodistas; que, en efecto, la sociedad vea en nosotros esos oídos y ojos de los que Témoris habla. Oídos y ojos que están ahí para los mexicanos,para hacerlos escuchar.

Related Posts

Osorio Chong rechaza acusaciones de espionaje; periodistas le dan la espalda
Ofrece PGR recompensa por información para la captura de asesinos de periodistas
La PGR muestra confusiones en la investigación del asesinato de Javier Valdez

Deja un comentario