Martes, enero 23, 2018

Las políticas pedagógicas en el siglo XXI

La educación en México reclama actualizaciones en sus contenidos curriculares, nos encontramos en un mundo globalizado donde el referido nos coloca en un contexto de productos digitales, es decir, de ser vistos como sociedad pasamos a un escenario que nos ve como mercado (producto). Es por ello que las políticas públicas educativas deben nutrirse de forma fundamental para poder hacerle frente a los términos globales, contar con una sociedad competitiva es la clave para ser una nación emprendedora. Reflexionando el contexto del entorno en el que nos desarrollamos podemos identificar la infinidad de fantasmas que se han empoderado de la sociedad situación que nos marca, nos define y nos gobierna. Decir que somos de izquierda o de la derecha, decir que somos consumidores de una marca y otros de otra; son fantasmas que mueven nuestras perspectivas de la vida, lamentablemente.

Los cimientos de una nación se gestan desde el escenario educativo; la familia es el recurso vertebral para el sano inicio de una conducta ciudadana, valores, igualdad, equidad y moral. Son los contextos que los infantes deben tratar desde el ambiente familiar para emprenderse en el aula como un ejercicio de arranque y el docente frente a grupo funcione como el segundo acompañante en la formación ciudadana y académica de sus aprendices.

En términos internacionales debemos reconocer que el papel de la economía es regir a la política pública, y estudiando un poco el contexto local encontramos que la globalización en México ha impactado completamente; a decir verdad el hecho de que el fenómeno referido tenga resultados extraordinarios recae en el sistema educativo pues la formación que sus conciudadanos ejercen se ha visto rebasada por los intereses internacionales. Lo que nos toca hacer como nación es atesorar a la educación, totalmente.

Delors, Jacques (1994) mencionó en su obra Los cuatro pilares de la educación: “La educación es un todo”. Es por ello que debemos de replantear las políticas pedagógicas contemplando los avances tecnológicos para convertirlas en herramientas que coadyuven al desarrollo de la enseñanza – aprendizaje, estos progresos ejercitarán el currículum de los infantes: pensarán con reflexión, desarrollarán competencias que les permitirá solucionar obstáculos, manejarán las tecnologías, serán inclusivos, ciudadanos con valor, por mencionar algunas. Más que un reto es un trabajo de responsabilidades compartidas, México es de los mexicanos al igual que su educación. El siglo XXI nos ha sorprendido con su innovación tecnológica y para ello las nuevas generaciones trabajaremos en la reconfiguración de pensamiento, porque estar a la vanguardia es tarea de todos.

Related Posts

La réplica del sigloXXI: Una educación globalizada
La réplica del siglo XXI: una educación globalizada
Crónicas de una estéril institucionalidad

Deja un comentario