Domingo, abril 22, 2018

La réplica del siglo XXI: una educación globalizada

Parte I de II

 

Cito un pasaje del libro Los siete saberes necesarios para la educación del futuro; del autor Edgar Morin; Capítulo IV, Enseñar la identidad terrenal (página 33): “¿Cómo podrían los ciudadanos del nuevo milenio pensar sus problemas y los problemas de su tiempo? Les hace falta comprender tanto la condición humana en el mundo, como la condición del mundo humano que a través de la historia moderna se ha vuelto la de la era planetaria. Hemos entrado en la era planetaria desde el siglo XVI y estamos, desde finales del siglo XX en la fase de la mundialización”.

El siglo XXI coloca sobre la mesa un fenómeno que desafía a la cúpula educativa: la globalización, es interesante identificar que el referido proviene de siglos atrás; de denominarse era planetaria se transformó en fase de la mundialización. La misma naturaleza nos permite ser testigos de su auto evaluación y auto evolución por ende conlleva a su tripulación (la humanidad) a mantener procesos versátiles.

Las nuevas generaciones en México estamos marcadas por el efecto global mismo que implica recursos nuevos como la tecnología siendo este un sistema movilizado por un músculo poderoso, la economía. La juventud está creciendo en una atmósfera con múltiples objetivos oscuros, pareciera que funcionamos como un depósito que abraza una formación que no solicitamos pero que sorprendentemente nos adaptamos como si naciéramos para ello (para no perder el hilo) líneas atrás mencionamos la palabra naturaleza será que los resultados que impactan actualmente en materia evolutiva se gestan desde nuestra genética. Suena creíble.

El mundo digital llegó con el efecto tsunami y el resultado de la catástrofe se refleja en la exigencia del cambio. Una actualización forzada que implica reclamos y oposiciones en diversas carteras laborales (sindicatos y organizaciones sociales). La tecnología ha impactado estructuralmente al igual que el golpe causado por un agente bacteriano ante un huésped sano.

Related Posts

Seguridad vial: salud pública
El “factor 8 de marzo”
Autopsia de una protesta ciudadana

Deja un comentario