Jueves, mayo 25, 2017

La Ballena Azul: el juego que no lo es

Sin duda alguna las Redes Sociales tienen grandes ventajas cuando les damos el uso adecuado pero, ¿qué sucede cuando estas herramientas caen en manos de personas que buscan dañar a los demás a través de estas poderosas herramientas? Un peligroso “juego” en línea está alarmando al mundo entero, “La Ballena Azul” (Blue Whale). De acuerdo a BBC Mundo, esta práctica se originó en Rusia, ¿en qué consiste este mal llamado “juego” que ha envuelto a infinidad de niños a partir de los 8 años hasta adolescentes y jóvenes que no pueden salir de él?

Populares redes sociales como Facebook y WhatsApp son los principales medios en donde es posible contactar a los grupos secretos, los administradores no permiten tan fácilmente el ingreso, ya que perfiles que esconden su identidad y no comparten información y fotografías no son aceptados, mientras que aquellos que constantemente comparten imágenes personales y actualizaciones de estado se convierten en blancos perfectos debido a la cantidad de información que manejan así como la influencia que de alguna u otra manera tienen dentro del círculo en donde se desenvuelven.

Una vez que se logra ingresar, cada uno de los participantes estará obligado a cumplir 50 retos, uno por cada día, cada uno de ellos va aumentando su peligrosidad, entre ellos se solicita que se hagan cortes en la piel con algunas insignias, claves o dibujos tales como la famosa ballena azul, lesiones con navaja en las piernas, pinchar la mano con un alfiler repetidamente, causarse daño de cualquier manera y en caso de no hacerlo, el reto exige castigarse a sí mismo cortándose diversas partes del cuerpo, otros retos que deberán cumplirse consisten en ver películas de terror durante 24 horas continuas, subir al techo más alto que encuentren y permanecer en la orilla, nuevamente subir a un techo y permanecer sentado en el borde, algunas tareas se consideran secretas ya que los administradores son quienes envían el reto directamente al jugador, cada reto deberá ser fotografiado para enviar las imágenes a manera de prueba a la persona que está “a cargo del participante”. En caso de querer salir de dicho juego, los administradores amenazan a los usuarios con causar daño a su familia, o incluso matarlos, ya que aseguran tener información de ellos; considerando que en la mayoría de los perfiles de Facebook se comparte información personal y a pesar de los esfuerzos que la misma red social hace por mantener “cierta seguridad” para sus usuarios, la realidad es que es muy fácil acceder a información publicada por nosotros mismos, de esta manera manipulan a los participantes y se sienten obligados a concluir dicho juego.

De acuerdo a las autoridades rusas, ya se han registrado algunos suicidios que están asociados a esta práctica, el juego ha llegado a varios países entre ellos México y Colombia.

Una de las consignas de dicho juego es que “No hay vuelta atrás”, la cuestión es, ¿por qué los jóvenes deciden quitarse la vida por la indicación de un desconocido?, ¿quiénes son esas personas que se esconden detrás de un monitor para crear este tipo de “juego” macabro que puede acabar con la vida de cualquier individuo?, ¿cuál es la responsabilidad de los padres de familia que no se dan cuenta de los contenidos a los que sus hijos se exponen en internet?, ¿cuál es la responsabilidad de quiénes somos docentes, debemos estar informados y comunicar a nuestros alumnos el peligro que implica este tipo de práctica? Y finalmente ¿dónde queda la responsabilidad de las autoridades para frenar este tipo de ilícitos que en la mayoría de los casos no está regulado por ninguna ley?

Existen muchas preguntas sin resolver e infinidad de temas para analizar, “La Ballena Azul” es una de las tantas prácticas que existen en internet que pone en riesgo la seguridad de cualquiera que tenga una conexión disponible. Estamos ante una inminente descomposición social que está cobrando vidas y eso, no es ningún juego, basta recordar el caso del “Asesino de Cleveland” quién haciendo uso de Facebook trasmitió el momento en el que decidió quitarle la vida a un adulto mayor únicamente por referir que tenía problemas con su exnovia. Estos son ejemplos claros de los malos usos que se le puede dar a las Redes Sociales. La situación se vuelve más compleja porque a nivel mundial nos estamos acostumbrando a este tipo de contenidos y se comentan como una noticia más que pronto queda en el olvido porque enseguida es superada por otro suceso que de manera inmediata se viraliza, e incluso algunos hechos lamentables son convertidos en memes que inundan la red. Twitter es otra red donde se ha popularizado la Ballena Azul y se ha convertido en varias ocasiones en Trending Topic (TT), de esta manera una gran cantidad de usuarios comparten fotografías de manera pública sus retos cumplidos, se muestran orgullosos y pareciera que tienen un sentido de pertenencia entre los participantes, llama la atención que no únicamente se limitan a publicar en sus grupos privados, sino que en los tuits que comparten dejan entrever un cierto orgullo por participar en el juego.

Es fundamental que nos acerquemos a nuestros hijos , que dialoguemos con nuestros alumnos y se privilegie la sana convivencia, cualquier dispositivo ya sea tablet, teléfono celular, laptop, etc. que nos conecte a internet puede ser de gran utilidad para adquirir conocimientos, tener un rato de esparcimiento, comunicarnos con personas que están lejos, entre otros miles de usos positivos, pero lo que no podemos permitirnos como sociedad, es que internet se convierta en un arma que pueda destruirnos. La recomendación es que estemos atentos a las señales que los niños y jóvenes nos están enviando, todos requerimos amor y atención y ninguna precaución está de más. Evitemos tragedias atendiendo lo más valioso que tenemos: nuestra familia.

 

 

@aleydagatell

aleyda.gatell@hotmail.com

 

 

Related Posts

El Blog Educativo
Ciberbullying. Un enemigo silencioso

Deja un comentario