Jueves, mayo 24, 2018

Del crimen local al terrorismo internacional

Parte 1 de 2

La Corte Penal Internacional (CPI) es el primer tribunal internacional de carácter permanente encargado de juzgar a los responsables de crímenes contra la humanidad, genocidio y crímenes de guerra: Naciones Unidas.

 

La salud poblacional reconoce cinco crímenes, pero, de estos solo cuatro están estipulados en el artículo 5to del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Después de la segunda guerra mundial decenas de países declararon la necesidad de crear un parlamento internacional que en la actualidad conocemos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Hasta el 17 de julio de 1988 en Roma, Italia, se dio cita la ONU para tratar una conferencia diplomática. En ese espacio se presentó como iniciativa una Carta constitucional para formar una Corte Penal Internacional (CPI); Estados Unidos, Israel y China se manifestaron en contra. En cambio, 120 países la aceptaron entre ellos México. Posteriormente el 1 de julio de 2002 entró en vigor esta figura.

Constitucionalmente está encargada de juzgar a los responsables de crímenes como: 1. Genocidio, 2. Lesa Humanidad, 3. Guerra y 4. Agresión. Su financiamiento es a través de los Estados miembros. La referida es un órgano independiente de las Naciones Unidas. Esta característica es justa y necesaria ya que la Corte ha juzgado crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam.

Dado el encuadre institucional procedo a redireccionar el objetivo. Un tema de importancia y menos observado es el Ecocidio: acto terrorista e impune.

Polly Higgins es una jurista internacional y experta en derecho ecológico. Cito a la anterior por su incansable óptica en materia de salud pública. En el dos mil diez propuso una enmienda al Estatuto de Roma para que incluyan el Ecocidio como un crimen internacional. El mandato provee posibilitar el desarrollo del derecho internacional. El objetivo es crear una Ley Sobre Ecocidio y que este se considere como el quinto crimen reconocido por dicho Estatuto. El tema tiene un fuerte respaldo por los especialistas del área de la salud social: reconocemos que el alusivo es un crimen contra la paz.

La CPI controla los juicios de los crímenes más graves en contra de la humanidad por ende el prostituir los ecosistemas debe ser tratado por la Corte. México es una de las naciones con un vasto número de ecosistemas, en particular Michoacán cuenta con quince ecosistemas y ocho especies; esto según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

Related Posts

Del crimen local al terrorismo internacional Parte 2
Seguridad vial: salud pública
El “factor 8 de marzo”

Deja un comentario