Jueves, mayo 24, 2018

Del crimen local al terrorismo internacional Parte 2

Parte 1

En el portal del Gobierno del Estado de Michoacán encontramos un marco jurídico que integra diversas leyes y reglamentos que atienden injerencia de forma directa e indirecta con la conservación y uso sustentable de los ecosistemas.

En específico la Ley del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente del Estado: regula la preservación y la restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente y a los recursos naturales.

Por su rica naturaleza Michoacán consagra una colección de políticas públicas en materia de biodiversidad; aún así es importante subrayar que esto solo es teoría. Días atrás se entrevistó al político Marco Polo Aguirre (23 marzo 2018; en artículo7) por saberse de su titularidad en hectáreas de aguacate ubicados en el municipio de Morelia, al preguntarle por sus tierras respondió: “No, haber, yo te quiero decir que sí tengo pero no tiene que ver en ningún asunto, ni el asunto de la tala clandestina, ni en el asunto de un asunto de la perforación de manera clandestina, por eso yo le digo al procurador que si tiene alguna denuncia que la presente”, apuntó que ni en el asunto de un asunto: ¿nerviosismo?

 

Cito el documental “Los Aguacates del diablo” elaborado por la cadena France 2; publicado el 10 de noviembre 2017: narra cómo la demanda ha crecido a tal grado que se han deforestado cerros completos en Michoacán para cultivar arboles de aguacate. Pero también revela el problema sanitario que se ha creado ante la demanda tan alta: el uso de insecticidas tóxicos que está afectando a la población.

Debe quedar claro que no es ilegal sembrar árboles de aguacate; sin embargo, lo que es ilícito es la deforestación de bosques para sembrar este oro verde. Estas acciones inducidas de forma discrecional provocan el cambio de uso de suelo con un grave deterioro, el cambio climático es resultado de la negligencia de aplicar las leyes que en teoría ocupan espacio en la legislación. Los animales migran, especies son amenazadas, aumenta el calor y disminuye el agua. Esto es lo que se avecina cuando observamos cerros enrojecidos por las llamas de fuego.

 

Retornando a la propuesta de LEY SOBRE ECOCIDIO de Polly Higgins. Es de suma necesidad que México reflexione el tema, debemos soldar ciudadanía para tener la capacidad de hacer sinergia para con los ecosistemas que nos alberga.

A la Escuela de Salud Pública de Michoacán, le exhorto para que sea pieza medular en la biodiversidad de aquella Entidad. No descarto que la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente (SUMA) y otras demanden el auxilio del perfil salubrista. Nuestra nación no carece de perfiles para poder hacerle frente a las pluralidades amenazantes; solo es rica en una sedienta iniciativa política ciudadana. ¡Razonar verde y no verse verde!

Related Posts

Del crimen local al terrorismo internacional
Seguridad vial: salud pública
El “factor 8 de marzo”

Deja un comentario